Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Mateu Hernández: ‘Hagamos que pase’

Barcelona se ha convertido en una ciudad experta en diagnóstico, pero nefasta en ejecución. Cuatro son los temas que Barcelona sabe que debe hacer, pero tiene pendientes: (1) la Barcelona metropolitana; (2) la Barcelona del talento; (3) la Barcelona de los grandes proyectos, y (4) la Barcelona sostenible.

1. Derribemos de nuevo las murallas, ahora administrativas, y construyamos la ciudad real, la de los casi cinco millones que va de Mataró a Vilanova, capital de una gran región que va de Turín a Alicante pasando por Palma, Zaragoza y Toulouse. Una ciudad que pueda gestionar su bienestar como ya lo hacen el Gran Madrid desde los años sesenta, Londres desde 1992 o Nueva York desde hace más de cien años. Un gobierno metropolitano, elegido directamente, que piense y ejecute la política de movilidad, vivienda, urbanismo, promoción, medio ambiente y cree un relato potente de la Gran Barcelona como una de las mejores ciudades del mundo, de múltiples centralidades e identidades.

2. Apostemos por el talento, las personas que mueven el mundo por su creatividad, capacidad emprendedora, talento investigador, contactos, formación o potencial inversor. Una apuesta que necesita más ciencia, emprendimiento, cultura y una fiscalidad que no nos reste respecto a otras ciudades con las que competimos, una burocracia que ayude, una educación en inglés y vivienda asequible de alquiler.

3. Seamos realistas: necesitamos grandes proyectos y el único que tenemos, la Sagrera, avanza lento. Urge que el Bon Pastor sea un nuevo barrio; que las Tres Xemeneies abran el litoral del Maresme a las oportunidades de Barcelona; que el campus científico del Vallès o la Ciutadella se consoliden como polos de conocimiento, o que la Zona Franca y la Gran Via se posicionen como campus industrial y nuevo polo de biomedicina. ¿Y por qué no una nueva Expo que actualice nuestra posición en el mundo y ponga al día Montjuïc?

4. Siendo una de las ciudades más densas del mundo, debemos poner la sostenibilidad en el centro de nuestra estrategia, con movilidad, puesta al día de la energía en toda la ciudad y una transformación verde de nuestra economía.

Es el momento, ahora, de dejarnos de diagnósticos, ser valientes y centrarnos en aquello que hará de Barcelona una ciudad global, cohesionada, de oportunidades, reconocida por su calidad de vida y, vibrante. Make it happen, please, and count on us!

Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.