Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El futuro de la movilidad en Barcelona: un gran pacto metropolitano

La ciudad necesita un nuevo modelo de movilidad con visión a largo plazo

El impacto en la salud, la emergencia climática, las nuevas tecnologías y los renovados valores de la sociedad ponen en evidencia la necesidad de un nuevo modelo de movilidad para Barcelona. Además, la pandemia de la Covid-19 ha marcado un punto y aparte; desvelando nuevos retos en la gestión de esta movilidad y poniendo de relevancia aquellos puntos que flaquean.

La movilidad en Barcelona necesita un gran pacto metropolitano que parta de un reconocimiento de los problemas actuales y gestione y defina una visión a largo plazo, huyendo de soluciones locales o puntuales. Este pacto debe asegurar una movilidad sostenible, segura, eficiente y accesible para todo el mundo. Además, debe implicar un compromiso por parte de las administraciones públicas para acabar las infraestructuras pendientes.

Así lo establece un grupo de más de 60 expertos en movilidad de la ciudad que ha trabajado los últimos meses para identificar los retos que la ciudad debe abordar en esta materia para los próximos años.

Colaboración público-privada

Los expertos han sido coordinados por Barcelona Global, Nuria Domínguez, responsable de Alianzas Estratégicas e Innovación Abierta de SEAT; Pilar Conesa fundadora y CEO de Anteverti; Ricard Font, presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC); Josep Martínez-Vila CEO de Saba; Mariano Marzo consejero externo de Fundación Repsol; Josep Mateu, presidente del RACC; Mark Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud en ISGlobal; Xavier Serra, director de Tecnología e Innovación de Abertis Autopistas; y Manel Villalante, director general de Desarrollo y Estrategia de Renfe.

Además de los coordinadores, han participado expertos como José Manuel Casas, director general en Catalunya, Valencia, Baleares y Murcia de Telefónica; Mar Alarcón, fundadora y CEO de Social Car; Timo Butterfish, CEO de Cooltra; Juan Galiardo, director general en España de Uber; Miguel Ferrer, responsable de asuntos públicos en Glovo; Dani Serra, director EIT Urban Mobility Barcelona; o Joan Enric Ricart, profesor de dirección Estrategica en IESE

De su trabajo se desprende que este gran pacto metropolitano tiene que integrar a todas las administraciones públicas y también al sector privado y presentar un plan de acción con medidas concretas, asignación de responsabilidades, calendarios y compromisos presupuestarios, todos basados en análisis fiables que hoy la tecnología y la información disponibles permiten.

Elementos de consenso

Los expertos identifican 9 elementos de consenso para empezar a trabajar:

  1. La movilidad tiene que estar pensada, diseñada y ejecutada en clave de Región Metropolitana, donde la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) tiene un papel clave entendiendo esta como el ámbito de las Cercanías. En este sentido, destacan la necesidad de integrar el Estado al ATM (no solo como observador) así como la participación de forma determinante de actores privados y un papel más importante de los grandes operadores del transporte público.
  2. La movilidad es un campo de clara y necesaria colaboración público privada, y más teniendo en cuenta los nuevos sistemas de movilidad.
  3. Es imprescindible el rápido despliegue de las inversiones comprometidas por parte de las administraciones en transporte colectivo y, en especial, metro, ferrocarril y cercanías.
  4. La tecnología es clave para la movilidad en una ciudad como Barcelona, tanto por el uso que se puede hacer de los datos disponibles en la gestión y planificación de la movilidad, como en todo el concepto emergente de la movilidad compartida.
  5. Es imprescindible encontrar soluciones para regular de forma inteligente el acceso a Barcelona en vehículo privado.
  6. La distribución de mercancías es uno de los elementos que requiere mayor y mejor intervención para que sea ágil y eficiente y no signifique un elemento más de contaminación y saturación de Barcelona.
  7. La transición energética asociada al New Green Deal y los fondos europeos asociados son una oportunidad para que Barcelona despliegue un sistema de movilidad que sea referencia por su sostenibilidad y que se base en el uso de la tecnología.
  8. Se tiene que crear un modelo de movilidad que integre todo tipo de alternativas y usos, garantizando una movilidad sostenible, accesible y eficiente.
  9. Barcelona puede convertirse en un laboratorio urbano de referencia en conectividad y movilidad global, desde donde generar nuevos conceptos de vehículos, de conectividad 5G, y nuevas transformaciones que se adapten en las nuevas necesidades urbanas.

La movilidad tiene que estar diseñada y ejecutada en clave de Región Metropolitana, donde la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATM) tiene un rol principal

A partir de los consensos identificados, se propone el despliegue de una serie de propuestas concretas que son clave para que la Gran Barcelona sea más segura, más sana, más sostenible, más accesible, más competitiva y de mayor calidad de vida para sus ciudadanos.

Propuestas concretas para la movilidad en Barcelona

Necesidad de un instrumento público privado de planificación y gestión de la movilidad con visión de conjunto. El informe apunta que el instrumento “óptimo” sería el de la Autoridad del Transporte Metropolitano, que tendría que dar entrada a su gobernanza al conjunto de administraciones (y en concreto también al Gobierno de España) y al sector privado.

  1. Acelerar las inversiones que conduzcan a un transporte colectivo eficiente y sostenible. Los expertos insisten en que la movilidad de Barcelona necesita de la ejecución del plan de infraestructuras acordado y el despliegue de las mejoras en Cercanías previstas en el Plan de Cercanías 2008-2015.
  2. Revisar el peaje urbano (tanto en la entrada en la ciudad como en el aparcamiento) como medida de regulación del acceso a Barcelona y de financiación del transporte colectivo.
  3. Crear aparcamientos metropolitanos en estaciones ferroviarias bajo el concepto de Park & Ride.
  4. Despliegue de los Planes de Desplazamiento de Empresa y del teletrabajo.
  5. Continuar avanzando en soluciones de reducción de la velocidad en el centro de la ciudad.
  6. Los parkings y las estaciones como hubs de servicio a la movilidad y la comunidad.
  7. El Big Data como herramienta para planificar y gestionar la movilidad metropolitana.
  8. La movilidad compartida para convertir Barcelona en referente en este ámbito.
  9. La oportunidad de desarrollar una plataforma de MaaS (Mobility as a Service) dirigida a mejorar la eficiencia, la calidad del servicio, la intermodalidad y los incentivos a los usuarios de la movilidad metropolitana.
  10. Rejuvenecer y descarbonizar el parque de vehículos privados y las flotas asociadas a los servicios públicos.
  11. La necesidad de poner al día el servicio de taxi en Barcelona.
  12. Una red urbana que facilite y regule la distribución de mercancías en condiciones de sostenibilidad y eficiencia.
  13. El turismo como actividad que necesita estar plenamente integrada en el sistema de movilidad metropolitana.
  14. Barcelona puede convertirse en un laboratorio urbano de referencia en movilidad global.