Now Reading
Fundació Vila Casas, espacio crucial para la cultura y arte

Fundació Vila Casas, espacio crucial para la cultura y arte

El arte y la cultura de Barcelona se palpa en todos los rincones de la ciudad. Y es que Barcelona cuenta con numerosas instituciones que velan para que el sector esté siempre a la vanguardia y se considere parte del ADN de la ciudad.  

Entre ellas, destaca la Fundació Vila Casas, un modelo híbrido de fundación que ha conseguido superar muchas expectativas. 

Creada a finales de los 80 para reforzar la investigación socio sanitaria, a finales de les 90 decide ampliar sus horizontes e incorporar los ámbitos artísticos y de patrimonio arquitectónico en su actividad, que con los años ha ido adquiriendo relevancia. De hecho, actualmente la Fundación Vila Casas dispone de tres museos de arte contemporáneo y un espacio amplio destinados a exposiciones temporales, y continúa con su proyecto de salud.

Pero ¿cómo se pueden combinar dos ámbitos tan distintos y tener un recorrido de veinte años de mecenazgo? Te lo explicamos con tres datos curiosos sobre la fundación. 

1. Un pensamiento “outside the box” 

El recorrido de pasado a futuro de la Fundación explica una evolución tan peculiar y a la vez tan reconocida. Gran parte del mérito lo tiene su fundador, Antoni Vila Casas. Estudió farmacia y se convirtió en un importante empresario farmacéutico, de ahí su interés por el ámbito sanitario. Además, su pasión por el coleccionismo de arte contemporáneo catalán hizo que en 1998 rehabilitase el edificio modernista Casa Felipe en el Eixample de Barcelona, que actualmente acoge la sede de la Fundación Vila Casas.

La fundación ha desempeñado un papel crucial en la difusión del arte catalán y su razón de ser es que la tradición, la cultura y la lengua sean los ejes de identidad de nuestra ciudad. Sin embargo, nunca ha dejado de lado el ámbito sociosanitario, desarrollando un puente de diálogo entre los profesionales de la sanidad, los medios de comunicación y la sociedad. 

2. Mucho más que espacios artísticos

Por aquel entonces, poca gente pensaba en darle una segunda vida a los edificios, sin embargo, la fundación fue un paso más allá y convirtió la reforma se antiguos espacios en su insignia, para convertirlos en diferentes lugares donde disfrutar de la cultura catalana. 

Desde entonces, varios espacios han contado con esta segunda oportunidad. Entre ellos, destacan 5: 

  • En 1998, el gran interés de Antoni Vila Casas por contribuir al enriquecimiento de la cultura y preservar la tradición de Catalunya le llevo a inaugurar en Pals (Girona) un pequeño museo de escultura, Ca la Tona. Aunque este espacio ya no está en funcionamiento, supuso un antes y un después en la Fundación, siendo su primer espacio artístico. 
  • En 2002, se inauguró Espais Volart, el primero de la Fundación abierto al público en Barcelona, destinado a la celebración de exposiciones temporales. Con el tiempo, debido al aumento de notoriedad de la Fundación, se fue ampliando este espacio para poder acoger más exposiciones. 
  • En 2009, se rehabilitó la antigua fábrica textil Can Framis, del distrito 22@ de Poblenou, para abrir un tercer espacio multidisciplinar que ahora acoge el Museo de Pintura Contemporánea.
  • En el Empordà, la fundación también cuenta con dos edificios muy relevantes a nivel arquitectónico: una antigua fábrica de corcho y un precioso palacio del siglo XV. Estos dos espacios dan vida a dos museos, el Museu Can Mario y el Museu Palau Solterra. 

Poco a poco la Fundació Vila Casas ha adquirido reconocimiento nacional e internacional en ámbitos como la fotografía, pintura, la arquitectura, escultura, inaugurando espacios que dan vida a la historia del arte. Desde el museo de Fotografía Contemporánea hasta el Museo de Pintura Contemporánea o el de Escultura. 

3. Fundación Vila Casas, sinónimo de excelencia

A lo largo de los años la Fundación ha recibido premios por su labor artística y cultural, así como de conservación del patrimonio arquitectónico. Entre ellos, destacan la Creu de Sant Jordi otorgada por la Generalitat de Catalunya en 2016; la nominación del Museo Can Framis al Premio de Arquitectura Contemporánea de la UE, Mies Van der Rohe; el Primer Premio ACCA de la Crítica de Arte a la mejor iniciativa o el premio Nacional de Patrimonio cultural en 2009. 

A lo largo de su recorrido, la Fundación ha sido capaz de ir adaptándose a las necesidades del sector, generando un legado importantísimo para la ciudad y mostrando un carácter abierto y multidisciplinar.

Si quieres recibir actualizaciones de los artículos de nuestro blog, suscríbete a nuestro Newsletter

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top