Now Reading
Aigües de Barcelona: tres principios fundamentales para la gestión del agua de la ciudad

Aigües de Barcelona: tres principios fundamentales para la gestión del agua de la ciudad

En el Día Mundial del Agua queremos acercarte a esta entidad, que trabaja en proyectos innovadores para avanzar en el desarrollo sostenible de Barcelona

En una definición sencilla, el agua es una sustancia cuya molécula está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Pero realmente, el agua, el H2O, o como quieras llamarle, es algo mucho más que eso: el agua es salud, es higiene, es medioambiente, es futuro.

Barcelona, una ciudad rodeada por dos ríos y el Mediterráneo, necesita una buena gestión del agua para garantizar su potabilidad, su distribución por todo el territorio y la depuración de aguas residuales y su regeneración, cerrando así el ciclo. Y Aigües de Barcelona es quien hace posible todo este proceso.

Una gestión del ciclo del agua de referencia mundial

La compañía de carácter público-privado trabaja desde hace más de 150 años y actualmente ofrece servicio a cerca de 3 millones de personas en 23 municipios, contribuyendo enormemente en el desarrollo y el progreso de Barcelona y su Área Metropolitana. A parte del abastecimiento, el saneamiento y la depuración de aguas residuales, Aigües de Barcelona presta en algunos de estos municipios servicio de alcantarillado, telelectura, gestión del agua no potable y aguas de baño, así como la conservación de fuentes ornamentales.

Además, aporta valor de calidad turística a los municipios mediante el control del estado de las playas y la gestión de la situación de los vertidos en tiempo real. Esta es una acción muy importante ya que este sistema de información integral de previsión de la calidad de las aguas y de las zonas de baño, tanto en las zonas costeras como en las del interior, es lo que nos permite disfrutar de un buen chapuzón.

Una estrategia comprometida con la sostenibilidad y las personas

Un bien tan básico como el agua debe cuidarse. El cambio climático, que está empezando ya a hacerse notar, y la creciente demanda de agua amenazan la sostenibilidad de los recursos hídricos y afectan directamente la agricultura, la industria y el abastecimiento urbano, y con ello el acceso equitativo de este recurso. Consientes de este problema, Aigües de Barcelona ha establecido la sostenibilidad como base de su estrategia, apostando por mejorar la eficiencia hidráulica y reducir las pérdidas de agua en la red, así como para la regeneración y la reutilización como mejores alternativas para garantizar el suministro de agua potable. Comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, cuidan el agua, la ciudad y el planeta.

Las personas son otro eje estratégico de la compañía, que tiene establecidos varios protocolos para garantizar el acceso de agua a toda la población, sobre todo a la más vulnerable. Durante el confinamiento domiciliario del pasado año, por ejemplo, Aigües de Barcelona adoptó todas las medidas necesarias, incluso alojando permanente trabajadores en las instalaciones más importantes, para así garantizar el normal funcionamiento de servicios esenciales como el suministro de agua y el saneamiento.

Una apuesta por la cultura de la innovación

Una estrategia sostenible debe ir siempre de la mano de la investigación y la innovación, para así poder encontrar soluciones a los retos a los que se enfrenta el medioambiente y las ciudades con respecto al agua.

La cultura de la innovación en Aigües de Barcelona se fundamenta en varias líneas de investigación, que fomentan la generación de valor social, económico y medioambiental en todos los proyectos. En los últimos años ha impulsado espacios de crecimiento que fomenten el espíritu innovador entre sus trabajadores y ha participado en algunos proyectos de innovación abierta. Un ejemplo de su empeño en fomentar la innovación es el Centro Tecnológico del Agua (CETAQUA), que nace de la colaboración entre Aigües de Barcelona, la Universitat Politècnica de Catalunya y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Su propósito es contribuir a los procesos del ciclo del agua de acuerdo con las necesidades del mundo actual y futuro. A través de éste, Aigües de Barcelona satisface parte de sus necesidades de investigación.

Con esto podemos ver lo importante que es que el esfuerzo en I+D+I sea un trabajo en equipo, tanto interno como de sinergias con otras entidades. De los 74 proyectos de innovación llevados a cabo en 2017 en Aigües de Barcelona, 27 fueron desarrollados por la compañía en estrecha colaboración con organismos públicos, universidades, centros de investigación, otras empresas privadas y la ciudadanía en general, actuando juntos desde la ciudad para la ciudad.

A modo de ejemplo, Aigües de Barcelona ha desarrollado COVID-19 City Sentinel, un instrumento que monitoriza las aguas residuales y detecta y cuantifica la presencia del virus SARS-CoV-2. Esta pionera solución, fruto de coordinar los esfuerzos de numerosos centros de investigación e innovación, combina un plan de muestreo, análisis rápidos y el acceso a un observatorio digital. Se trata de una pieza clave para anticipar escenarios y tomar decisiones que pueden salvar vidas. Un ejemplo de cómo la ciencia, unida al conocimiento experto, es la mejor vía para proteger la salud pública.

Si quieres conocer las últimas noticias sobre Barcelona, su talento y sus proyectos, suscríbete a nuestra newsletter.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top