Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Grupo Julià, más de 85 años de servicios de movilidad y turismo

José Francisco Adell Duacastella, Consejero Delegado de Grupo Julià

¿A qué se dedica la empresa?

Somos una de las principales compañías en España en servicios de turismo y movilidad, con presencia en 40 ciudades de 10 países, 1600 empleados y una facturación de 343M.€ en 2019.

¿Cuándo empezaste a trabajar en esta empresa?

Originalmente, Autocares Julià se fundó en 1933 de la mano de 3 socios, uno de ellos mí abuelo, y fue la actividad pionera del Grupo actual. Yo me uní en 1999, primero como adjunto a la dirección en Julià Tours Argentina, más tarde como director comercial de Julià Tours España y director general de Autocares Julià. Estas posiciones me permitieron entender e interiorizar un sector muy poliédrico y complejo. Desde el 2007, ocupo la posición de consejero delegado.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

El contacto diario con el equipo y la posibilidad de poner en marcha nuevos productos y servicios turísticos, tanto en España como a nivel internacional, de la mano de buenos profesionales y partners, conocedores de un sector exigente como el nuestro. A pesar de las lógicas dificultades, estamos disfrutando y aprendiendo mucho con el proceso de internacionalización de la marca de buses turísticos City Tour y del receptivo túristico Julià Travel.

¿Y lo que menos?

Tener que realizar tantos viajes profesionales a lo largo del año, lo que me impide poder dedicar más tiempo a mi familia, a mis amigos y al deporte, que también necesito para mantenerme en forma y me apasiona.

¿En qué crees que destaca tu empresa?

Por lo que se refiere al desempeño diario de nuestra actividad, intentamos crear una relación de confianza y de compromiso con nuestros clientes y proveedores, generando relaciones positivas y largas en el tiempo. En cuanto a especialización, pienso que somos el operador de servicios turísticos receptivos urbanos que más está innovando en este campo del sector.

¿Cuál es su principal reto?

Mantener nuestra posición como una de las empresas de referencia en el sector en un momento especialmente difícil y delicado para el mismo. Pienso que debemos trabajar conjuntamente y de la mano de las administraciones públicas, para volver a situar nuestra actividad como una de las tractoras de la economía de país, aprovechando esta circunstancia para exigirnos aún más en materia de calidad y sostenibilidad de la oferta.

¿Dónde se sitúa tu empresa? ¿Sabes por qué escogió esta ubicación?

La primera ubicación de la empresa fue en la Plaça Catalunya de Barcelona, más céntrica imposible. Más tarde, se trasladó a la calle Rosselló. En los años 50, con el crecimiento de la compañía y la necesidad de espacio para nuestra flota de autocares, ya nos trasladamos a L’Hospitalet de Llobregat, ciudad que nos ha acogido espléndidamente hasta la actualidad.

¿Qué es lo que más te gusta del barrio en el que trabajas?

El pulso y el ritmo continuado de actividad económica que hay en polígono industrial Pedrosa. Estamos en el epicentro industrial y comercial del L’Hospitalet de Llobregat y de Barcelona, con vecinos tan potentes como la Fira y el Port de Barcelona, la Zona Franca, Mercabarna, el aeropuerto del Prat, etc.

¿Cómo es de importante Barcelona para vuestra empresa?

Desde sus inicios, hace casi 90 años, Barcelona ha sido la plataforma de proyección de la actividad del grupo. Nuestros autocares, pioneros de las diferentes líneas de negocio del grupo, iniciaron sus primeros trayectos en la ciudad y en la provincia de Barcelona (a Montserrat en 1946) para extenderse muy rápido al resto de España. A partir de los años 60, ya empezamos a inaugurar nuestras instalaciones en Sevilla, Málaga, Madrid, Valencia, etc. Por otra parte, Barcelona se ha consolidado como una de las ciudades de mayor proyección turística del mundo, lo cual, evidentemente, ha favorecido nuestra actividad, especialmente receptiva.

¿Con qué ciudad compararías Barcelona?

Para mi Barcelona no es comprable con ninguna ciudad del mundo. La verdad, no se me ocurre una ciudad que reúna todo lo que tiene la nuestra. Es una ciudad de acogida, histórica y a la vez cosmopolita, mediterránea, europea, amable, bien dimensionada, con una sólida oferta cultural, comercial y de ocio. Para comprarla debería dejar de lado alguna de sus características que la hacen única en el mundo.

¿A qué modelo de ciudad crees que debería parecerse Barcelona?

Pienso que Barcelona no debería perder su personalidad. Pienso que sería un error querer convertir Barcelona en lo que no somos, por la naturaleza, historia, carácter y posicionamiento a nivel internacional. Creo que no debemos perder nunca el hecho de ser una ciudad de acogida y en la que logremos integrar correctamente la actividad turística con la calidad de vida de sus vecinos y ciudadanos.

¿Qué buenas prácticas de otras ciudades te gustaría que Barcelona adoptara?

La apuesta muy contundente y ambiciosa de ciudades como París, Londres, Berlín, Nueva York, Viena, Tokio, etc. por la oferta cultural, en su sentido más amplio, puede servirnos de estímulo. De ciudades como Ámsterdam, Singapur, Dubái, etc. destacaría su actitud emprendedora y las facilidades y la predisposición hacia las nuevas iniciativas empresariales y generadoras de negocio.

¿Qué le pides a la Barcelona del futuro?

La habilidad, la flexibilidad y la colaboración entre todas las partes para seguir siendo una ciudad de referencia a nivel mundial, en la que la actividad turística siga generando oportunidades de negocio y generación de ocupación, contribuyendo a la calidad de vida que tradicionalmente ha caracterizado a Barcelona. Para conseguirlo siempre podrá contar con Grupo Julià.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.