Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Alberto Caimi: «Barcelona sabe atraer talento; ahora debe retenerlo»

Alberto Caimi, consultor en Barcelona Housing Systems

Alberto Caimi es un milanés afincado en Barcelona desde hace más de 30 años que ha trabajado durante años en multinacionales y desde 2013 es consultor. Actualmente está involucrado en Barcelona Housing Systems, un proyecto para la industrialización de la construcción de viviendas accesibles, y en AIBlinks, un proyecto para la implementación de herramientas de AI y Machine Learning en el sector Fashion & Luxury.

¿Por qué elegiste Barcelona?

Vine a Barcelona en 1986 para evitar el servicio militar que en aquel momento era obligatorio en Italia. Buscando lugares para irme a vivir fuera, recordé que tenía un amigo que vivía en Barcelona y cuando le dije que pensaba ir a trabajar fuera de Italia me propuso venir a Barcelona a trabajar para él. Lo que iba a ser una escapada de dos años se convirtió en una decisión definitiva: ya llevo viviendo en Barcelona más de 30 años.

¿Qué aspectos de Barcelona destacarías como positivos?

He visto como ha cambiado Barcelona desde el año 1986 gracias sobre todo a los Juegos Olímpicos de 1992. También vi cómo la ciudad había empezado a transformarse antes de la asignación de los Juegos, una señal importante de las ganas que tenía de renovarse. Y desde entonces no ha parado. Y los resultados están allí: en la gran cantidad de talento que decide venir a vivir a Barcelona.

¿Qué aspectos de la ciudad deben mejorarse? ¿Cómo?

He visto en Barcelona la tentación de convertirse en una ciudad para el turismo masivo y de bajo poder adquisitivo. No tiene sentido que el Ayuntamiento permita la proliferación en cada esquina de establecimientos similares. Otro aspecto que se puede mejorar es la política de movilidad: veo a Barcelona ir en dirección contraria al resto del mundo. La falta de servicios reales de car-sharing y el veto a servicios como Uber, son señales muy negativas. Por no hablar de la pérdida del uso de los chaflanes para la parada de los vehículos. Hay una batalla lanzada contra el uso del automóvil y de las motos privadas a favor de las bicicletas. Comparto la idea de una Barcelona más vivible y más sostenible, pero creo que hay que compensar la reducción del tráfico privado con opciones alternativas. Se está haciendo, en parte, con las motos pero no con los coches.

¿Cuáles son las fortalezas de la ciudad que le permitirán superar la crisis de COVID-19?

Creo que Barcelona ha sabido demonstrar que puede conseguir los objetivos que se propone y que tiene a gente con talento y competencia que sabe valorar los problemas desde una perspectiva global y dar soluciones a esos problemas sin efectos colaterales.

¿Qué esperas de Barcelona en los próximos años?

Espero que la ciudad sepa retener los trabajadores internacionales y el talento que ha llegado en estos años. Barcelona siempre está en la lista de las ciudades más atractivas para mudarse por trabajo y muchos son los que han llegado. Pero ese esfuerzo no debe perderse y Barcelona tiene que poder ofrecer viviendas accesibles y servicios de transporte eficientes para esos trabajadores. Nos hemos alegrado de las decisiones de empresas de trasladar a Barcelona grandes departamentos de atención al cliente, pero los salarios que corresponden a esos empleos no dan para pagar un piso en la ciudad.

Qué ciudad sientes como «tu ciudad»? ¿Qué es lo que más echas de menos?

He vivido en Milán hasta los 24 años, llevo 32 años en Barcelona y hace 10 años que voy a la Toscana una vez al mes, sobre todo a Florencia. Sin duda mi casa es Barcelona, aunque me siento muy a gusto cuando voy a Milán o a Florencia.

El Periodico
Entrevistas por Barcelona Global
Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.