Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

New York Tough, por Gerard Garcia

Gerard Garcia estudió en Barcelona y en Maastricht. Actualmente trabaja en CoverWallet Nueva York como Senior Strategy Analyst, una insurtech que permite comprar seguros de forma digital a pequeñas y medianas empresas.

Barcelona ha reaccionado con iniciativas que han permitido que los recursos lleguen a los hospitales y personal médico de primera línea.

¿Que destacarías de la gestión que ha hecho de la crisis Nueva York?

Nueva York tardó en reaccionar pese a las noticias que se observaban de China y Europa, pero una vez con el virus en la ciudad, la respuesta fue muy rápida. Tanto el alcalde como el gobernador crearon planes con compañías privadas para empezar a importar material sanitario de forma rápida y eficaz, movilizaron recursos para organizar hospitales en las calles desiertas de la ciudad y consiguieron dar hasta tres comidas a todas aquellas personas con más necesidad. La curva de infectados y fallecidos en el estado de Nueva York habla por si sola: mientras el país no observa aún una caída tranquilizadora, parece que aquí vivimos una situación diferente. Tanto es así, que los neoyorkinos se están definiendo a sí mismos Cuomosexual, en referencia al agrado popular y liderazgo ejercido por el gobernador, Andrew Cuomo.

¿Cómo se ha visto la gestión de Barcelona desde tu ciudad?

Inicialmente se hablaba mucho de Barcelona por ser uno de los epicentros del virus en Europa. Se comentaba, con algo de envidia, la accesibilidad del sistema sanitario español, comparado con la sanidad americana, donde las facturas pueden ascender a miles de dólares. También se han hecho varias referencias al impacto económico que podría tener el Covid-19 en los países europeos que más sufrieron la crisis del 2008-12, los llamados PIGS (Portugal, Italy, Greece and Spain), ya que son países con mucha presencia del sector turístico, uno de los mas afectados. A medida que avanzó la pandemia hacia Estados Unidos el foco pivotó y se centró en el país. Las referencias posteriores a Europa han sido para observar los ejemplos de las acciones que han funcionado y las que no, teniendo así indicaciones sobre la gestión.

Propuesta para Barcelona

Barcelona ha reaccionado con iniciativas que han permitido que los recursos lleguen a los hospitales y personal médico de primera línea, los más necesitados en esta crisis. Se han ofrecido ayudas a autónomos y familias afectadas y la respuesta ciudadana ha sido en todo momento ejemplar. Ahora toca perder el miedo al virus y, para conseguirlo, Barcelona deberá promover más actividades en las calles, iniciativas culturales y encontrar soluciones para los restaurantes, controlando aglomeraciones y asegurando el distanciamiento social. Nos acostumbraremos a no vernos las caras, tapadas por máscaras, y buscaremos el afecto típico de nuestra cultura en gestos y palabras, evitando así el contacto. Esto deberá ir acompañado de incentivos del Gobierno para que las empresas vuelvan a contratar a los trabajadores. Así, poco a poco, iremos ganando tracción para volver a brillar.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.