Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Micro riñones para combatir a la Covid-19

Núria Montserrat, investigadora y Senior Group Leader en el Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC)

En estos días complicados, todos nos encontramos librando una lucha pacífica desde casa. Pero hay quienes nos defienden desde el frente, trabajando duro desde los hospitales, y también desde los laboratorios.

Investigadores alrededor del mundo no descansan en su propósito de encontrar un tratamiento y la cura a la Covid-19. En especial, existe un grupo internacional de científicos que han identificado un fármaco que bloquea el virus SARS-CoV-2 en las primeras fases de la infección. Y desde Barcelona, el equipo de Núria Montserrat, investigadora y Senior Group Leader en el Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC), participa aportando sus conocimientos en el campo de la medicina regenerativa.

Natural de Barcelona, Núria lleva años trabajando en la pluripotencia para la regeneración de órganos. En concreto, ella y su equipo desarrollan organoides de riñones, mini órganos que simulan de manera muy parecida la arquitectura y la función de riñones reales, por lo que pueden responder a estímulos de igual forma que un órgano ‘nativo’. En la actualidad, la medicina de precisión utiliza los organoides para poder hacer testeos de moléculas o de fármacos, ya que acorta los tiempos de experimentación al utilizar células a semejanza de las humanas, sin tener que utilizar animales, por ejemplo, y así probarlas en pacientes en una fase más avanzada.

Y ese ha sido el papel de Montserrat y de su equipo en este importante descubrimiento: crear miles de estos mini riñones para probar en ellos con éxito un fármaco experimental, el APN01, inhibidor de la infección de este nuevo coronavirus. Para entender cómo funciona, tenemos que saber que muchos de nuestros órganos tienen ‘puertas de acceso’ que el virus encuentra de forma natural para poder entrar. Por lo tanto, el APN01 actúa como una ‘puerta falsa’, por donde el virus intenta acceder, pero no puede. Este engaño molecular impide que el virus se replique y siga infectando. Se ha comprobado que este fármaco es capaz de reducir hasta 5000 veces la cantidad de virus presente en el tejido y, gracias a esto, se ha autorizado realizar un ensayo clínico en hospitales de Alemania, Austria y Dinamarca a 200 enfermos de Covid-19 para ver la reacción de este medicamento en pacientes.

Echando un vistazo al curriculum vitae de la profesora de investigación ICREA Núria Montserrat, podemos descubrir más de 50 artículos y muchos otros proyectos, además de prestigiosos reconocimientos como la beca ERC-Starting en 2014 y la beca Ramón y Cajal (primera candidata clasificada, 100/100 puntos, en 2015). Con sus organoides, en un futuro, se podrían llegar a crear tejidos o estructuras mayores, equivalentes a trozos de riñones, para que sean trasplantados. Esto es un reto muy ambicioso y aún tendremos que esperar algunos años para verlo.

La aportación que esta bióloga ha hecho a la medicina en los últimos días, esta teniendo una utilidad inmediata en la lucha contra el coronavirus. Sin lugar a duda, esto es un claro ejemplo de que la fusión entre la ingeniería, el diseño y los estudios de campo de la biología del desarrollo serán imprescindibles para la medicina del futuro y hace destacar el papel de Barcelona, como hub de investigación, y de centros como el IBEC en la ciencia de frontera.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.